Martes, Abril 28, 2015

AL PERDONAR, ME LIBERO PARA EXPERIMENTAR FELICIDAD, PROSPERIDAD Y PAZ.
Cuando elijo perdonar, promuevo mi crecimiento espiritual y disfruto de vida abundante. Abro la puerta a una comprensión mayor del bien, la sustancia y el amor divinos. Dejo ir el dolor, la ira, la desilusión y el resentimiento, y recibo libertad, felicidad, prosperidad y paz.

Para perdonar, oro: Gracias, Dios, porque me revelas lo que necesita ser perdonado. Me guías hacia la liberación de mi alma. Elevas mi conciencia y sanas mi vida. Me ayudas a conocer y a practicar el verdadero perdón.

Gracias a la oración, dejo ir los sentimientos que me agobian y bloquean mi bien. Al liberarme de dichos sentimientos, experimento curación y restauración verdaderas.

Sean mutuamente tolerantes. Si alguno tiene una queja contra otro, perdónense de la misma manera que Cristo los perdonó.—Colosenses 3:13