Martes, Abril 21, 2015

LOGRO CON VALENTÍA LO QUE DEBO HACER.

Cuando enfrento algo nuevo o desalentador, pienso en los niños que aprenden a caminar. Se paran, dan unos pasitos y se caen. Con persistencia y valor, pronto caminan por toda la casa.

Recuerdo que una vez fui un niño dando sus primeros pasos. Esa valentía todavía está en mí y puedo invocarla en cualquier momento. Al confiar en mi fortaleza interna, logro con confianza todo lo que debo hacer. Me centro en la tarea ante mí, y mi valor y determinación disipan cualquier temor.

Al hacer surgir mi fortaleza interna, encuentro que tengo toda la valentía que necesito. Supero cualquier reto y continúo creciendo y progresando.

Esfuérzate y sé valiente. No temas ni desmayes, que yo soy el Señor tu Dios, y estaré contigo por dondequiera que vayas.—Josué 1:9