Martes 21,Febrero, 2017

Protegido
ESTOY SEGURO Y A SALVO EN EL AMOR DE DIOS.
El amor de Dios manifiesta mi mayor bien. Tener esto presente me motiva. Lo desconocido puede echar una sombra sobre lo que está delante de mí, pero no me amilano ante lo que todavía falta por ser iluminado. La luz eterna de Dios disipará toda sombra y revelará la verdad.
Aquí mismo donde estoy, en este momento o en cualquier momento en el futuro, cumplo un propósito. Soy la vida de Dios en expresión. Si estoy en medio de un desafío o tengo que hacerme un procedimiento médico, recuerdo que no estoy solo. Si soy puesto a prueba por las circunstancias, recuerdo permanecer alerta y estar consciente de que soy guiado de manera divina. El amor de Dios me bendice todo el tiempo y en todo lugar. Estoy seguro y a salvo.
¡Permite que siempre me acompañen tu misericordia y tu verdad!—Salmo 40:11