Lunes, Septiembre 8, 2014

LAS POSIBILIDADES ILIMITADAS ESTÁN DISPONIBLES PARA MÍ.

Los tapaojos de los caballos de carrera los mantienen enfocados en la meta limitando su campo visual. Sin embargo, si limito mi visión, pierdo de vista la variedad de oportunidades disponibles para mí. ¡Las metas son maravillosas siempre que permanezca receptivo a algo mejor!

Al mantener mis ojos en la plenitud del Espíritu, estoy receptivo a posibilidades infinitas. Dios está por doquier como energía creativa. Cierro los ojos, respiro suavemente y afirmo: Soy uno con el Espíritu. Siento que mi corazón se abre y ya no estoy limitado a un solo camino. El Espíritu es infinito y Su sabiduría me guía a mayores y mejores experiencias.