Lunes, Septiembre 18, 2017

Guía
VOY POR UN CAMINO DE LUZ Y SABIDURÍA.

Nunca voy solo en el viaje de mi vida, porque soy uno con Dios dondequiera que esté y en todas mis interacciones con los demás. Todo lo que hago, lo hago en la luz de Dios.

Mi vínculo divino me hace receptivo a ideas y experiencias nuevas. Mi papel es estar consciente y abierto a ellas. En vez de levantarme llevando conmigo preocupaciones del día anterior, elijo despertar con un corazón lleno de paz y esperando nuevas bendiciones.

Aprecio la divinidad en la sonrisa de un desconocido y en las hojas de los árboles. La siento en la calidez del sol, en el toque de la mano de un ser querido y en la seguridad de que Dios está conmigo siempre. Uno con Dios, voy por un camino de luz y sabiduría.

Levántate, recorre la tierra a todo lo largo y lo ancho de ella, porque a ti te la daré.—Génesis 13:17