Lunes, Septiembre 15, 2014

SOY UN INSTRUMENTO DE ARMONÍA.

Disfruto de una melodía agradable cuando las notas musicales son cantadas o tocadas en armonía. La música resuena en mi alma, despierta mis emociones y ofrece un interludio agradable a mi día.

De manera similar, la armonía en las relaciones personales enriquece mi vida. Busco afinidad con familiares, amigos y compañeros de trabajo. Puede que veamos la vida de manera diferente, pero al compartir ideas y sugerencias e interactuar con respeto, componemos una canción armoniosa.

Las notas musicales se acoplan y producen una obra maestra. Del mismo modo, cuando las cualidades y los regalos únicos de cada persona son combinados en amor, se crea una realidad mayor y mejor.