Lunes, Octubre 9, 2017 Luz

Luz
¡ME VEO RADIANTE, GLORIOSO Y DIVINO A MEDIDA QUE LA LUZ ESPIRITUAL RESPLANDECE!

Día a día, participo en prácticas positivas y sagradas que apoyan mi naturaleza espiritual y verdadera. Paso tiempo en meditación silenciosa, oro y leo palabras de inspiración. Si algunos días pareciera que llevo a cabo estas prácticas espirituales sin profundizar o darme cuenta de su significado, todavía persisto.

El Espíritu obra por medio de mí. Las nubes de confusión formadas por los apegos humanos o ideas limitadas acerca de mí mismo se disipan. La luz espiritual desvanece las sombras de la limitación, la separación y el temor. La verdad de mi ser resplandece. ¡Soy una creación perfecta de Dios, me veo radiante y glorioso! ¡Yo soy una luz espiritual resplandeciente!

El pueblo asentado en tinieblas vio gran luz; a los que vivían en región de sombra de muerte, les resplandeció la luz.—Mateo 4:16