Lunes, Octubre 26, 2015

LOS CAMBIOS ME BRINDAN OPORTUNIDADES PARA CRECER Y PROGRESAR.

El otoño me maravilla. En un abrir y cerrar de ojos, los árboles se visten de matices dorados y rojizos, haciendo que los paisajes titilen con colores brillantes. A veces, de manera similar, cambios hermosos aparecen en mi vida. Otras, encuentro que el cambio es menos que atractivo. Mas tengo fe. Acepto cada transición como una oportunidad de aprender y crecer espiritualmente.

En toda etapa de mi vida me dirijo a Dios por guía. Dejo ir cualquier resistencia o temor basados en experiencias pasadas. Al mantener mi atención centrada en la sabiduría divina, encuentro las respuestas que busco. Acepto el cambio con gracia y doy la bienvenida a toda nueva experiencia —confío en que cada una de ellas es parte del plan divino para mí.

Miren cómo se cumplió todo lo que antes anuncié, y ahora voy a anunciar cosas nuevas.­—Isaías 42:9