Lunes, Octubre 13, 2014

DEJO IR EL PASADO Y ABRO EL CAMINO PARA MAYOR BIEN.

Aveces puede que encontremos más fácil ser amables con los demás que con nosotros mismos. Quizás nos condenemos por errores pasados. Sin embargo, podemos liberarnos de la autocondenación al dejar de pensar con dureza. Hemos crecido y aprendido con cada experiencia.

Si surgen pensamientos del pasado, afirmamos: Bendigo la experiencia y a quienes les atañe. He aprendido y crecido. Soy libre ahora para expresar las cualidades de Dios en mí.

Al dejar ir el pasado, abrimos el camino para que un nuevo bien entre a nuestras vidas. Nos liberamos de toda carga. Estamos listos para recibir las bendiciones que Dios tiene para nosotros ahora.

Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios; y cualquiera cosa que pidamos la recibiremos de él.—1 Juan 3:21-22