Lunes, Mayo 29, 2017

Recuerdo
HAGO UNA PAUSA PARA HONRAR A QUIENES HAN ACTUADO EN SERVICIO A OTROS.

Tomo tiempo en el Silencio hoy para honrar a mis antepasados. Recibo consuelo porque sé que el espíritu de Dios es nuestro vínculo amoroso y eterno. Mi corazón se llena de paz al reconocer mi unidad eterna con toda la humanidad.

En este día de remembranza, reconozco y doy gracias por todos quienes sirven a un bien mayor. El servicio sagrado es una expresión del bien eterno de Dios, el cual bendice por siempre nuestros corazones, nuestras vidas y el mundo.

Y es que nadie vive para sí, ni nadie muere para sí, pues si vivimos, para el Señor vivimos, y si morimos, para el Señor morimos.—Romanos 14:7-8