Lunes, Marzo 27, 2017

Ideas divinas
AL ABRIR MI MENTE A LAS IDEAS DIVINAS MI CAMINO SE HACE CLARO.
Cuando enfrento situaciones difíciles o necesito tomar decisiones importantes, deseo contar con una guía clara y confiable. Investigo, pregunto a los expertos o busco consejo de un amigo o familiar. Mas, a la larga, lograr la meta depende de mí.
Antes de tomar acción, abro mi mente a un poder más elevado por dirección. Cuando mis ideas provienen del Espíritu divino, el resultado siempre es el correcto.
¿Cómo puedo distinguir entre las ideas divinas y los otros pensamientos? Pasando momentos en oración y meditación. Presto atención y reconozco aquellas ideas que están acompañadas de una sensación de propósito y un sentimiento de paz. ¡Sé que ésas son ideas divinas! Paso a paso, mi camino se aclara. Dios me guía e inspira.
¡Reconozcan que yo soy Dios!—Salmo 46:10