Lunes, Junio 30, 2014

Recuperación

SOY VALEROSO Y FUERTE.

Mi fe en el poder restaurador y edificador del Espíritu en mí, me pone en contacto con dicho poder. Mi fe me fortalece y me da la capacidad para superar desafíos y tomar decisiones que benefician mi vida.

Gracias al poder y la presencia de Dios, tengo la habilidad para recobrarme de retos de salud, dificultades financieras o hábitos dañinos. No me amedrento ante los desafíos de la vida; por el contrario, les doy la bienvenida a las bendiciones que la vida me ofrece a través de todo. Tomo decisiones que me permiten vivir más saludable y felizmente.

Soy un vencedor que avanza con valor. Al hacerlo, veo que mi mundo se expande y siento esperanza por el mañana.

Anímate y esfuérzate, y manos a la obra.— 1 Crónicas 28:20