Lunes, Junio 20, 2016

Orar por otros
MIS ORACIONES AFIRMATIVAS SIN DUDA ALGUNA BENDICEN A OTROS.
Cuando oro por familiares y amigos, no ruego a Dios por resultados positivos. Por el contrario, me calmo y me aquieto. Centro mi pensamiento en la Verdad de la sabiduría, el bien y el amor infinitos de Dios. Afirmo calladamente o en voz alta que el poder transformativo y sanador del Espíritu siempre está presente, aun si existen las apariencias contrarias.

Al descansar en la conciencia de Dios, me lleno de paz. El universo se desenvuelve como debe para el mayor bien de todos. Uno con la Mente divina, confío en que el poder Todopoderoso obra en toda situación que viene a mi mente. Por medio de mis oraciones afirmativas llenas de fe, manifiesto mayor paz, curación y bienestar para todos en el mundo.

Les digo: Todo lo que pidan en oración, crean que lo recibirán, y se les concederá.—Marcos 11:24