Lunes, Enero 12, 2015

Orden divino
ESTOY EN PAZ Y CONFÍO EN QUE EL ORDEN DIVINO SE ESTABLECE.

A menudo decimos “orden divino” para afirmar para nosotros mismos que, al final, todo saldrá bien. Sin importar las circunstancias externas, sé que tengo control sobre mi mundo interno. Al aquietarme y acudir a mi interior, creo un espacio de paz en mí. Promuevo un estado mental apacible cerrando los ojos, respirando profundamente y dejando ir el temor y el apuro.

En este lugar de paz interna, mi conciencia de la presencia de Dios se profundiza. Sé que el orden divino está presente en todo momento. Al continuar con mi día e interactuar con los demás, accedo a esa Presencia de paz en mí. Sin importar cómo las circunstancias se desenvuelvan, vivo en orden divino —de adentro hacia fuera.

Mucha paz tienen los que aman tu Ley, y no hay para ellos tropiezo.—Salmo 119:165