Lunes, Agosto 3, 2015

UNO CON CRISTO, ESTOY EN PAZ.

Los espeleólogos exploran y descienden por túneles y peldaños subterráneos para llegar a las profundidades de una cueva. Ellos encuentran lugares secretos y quietud absoluta; descubren los misterios de la tierra. De manera similar, yo voy a lo más profundo en mí para conectarme con mi ser crístico. Allí disfruto de tranquilidad y experimento comprensión, amor y paz.

Encuentro este centro en mí mediante mis prácticas de oración, meditación y silencio. Hallo el camino por mí mismo —es mi jornada hacia la paz. Regreso a mi centro apacible a menudo. Fomento mi paz acudiendo a mi centro interno de amor, donde Dios siempre me aguarda.

Y que la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guarde sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.—Filipenses 4:7