Jueves, Octubre 23, 2014

DIOS GUÍA MI CAMINO EN TODA SITUACIÓN.

Un guía es una persona que conoce el camino y que provee dirección. Tal como un sherpa, quien orienta a los alpinistas en su expedición por el Himalaya guiando el camino calladamente y dando apoyo para asegurar que ellos lleguen a la cima con seguridad.

De manera similar, la presencia de Dios es mi guía a lo largo del camino de la vida. Dios me guía por senderos correctos, dirige mis pensamientos y acciones y me inspira cuando necesito energía y confianza. Nunca necesito sentirme perdido ni solo al enfrentar un reto, porque tengo un guía amoroso conmigo todo el tiempo. Consciente de esto, descanso, dejo ir y disfruto el viaje. Confío en Dios, mi guía, para que me lleve a mi bien.

Envía tu luz y tu verdad; éstas me guiarán, me conducirán a tu santo monte y a tus moradas.—Salmo 43:3