Jueves, Octubre 22, 2015

SOY UNA BRILLANTE EXPRESIÓN DE DIOS.
YO SOY brillante. Esto no es jactancioso. Es una afirmación de la Verdad. Dios creó a todos los seres vivientes con genialidad innata. Hoy, expreso mi resplandor y reclamo mi potencial dado por Dios. También aprecio el talento en todos los demás.

Nada puede impedir que haga resplandecer mi luz crística. Dejo ir conceptos limitantes como la vergüenza, la envidia o la duda. Cualquier temor o ansiedad se disipa al avivar mis dones espirituales. Alabo y honro mi naturaleza verdadera como expresión de Dios. Avanzo con fe y permito que mi luz resplandezca en servicio a todos. Mis acciones inspiran a otros a hacer lo mismo. Juntos, hacemos del mundo un lugar más brillante.

Que la luz de ustedes alumbre delante de todos, para que todos vean sus buenas obras y glorifiquen a su Padre, que está en los cielos.—Mateo 5:16