Miércoles, Noviembre 11, 2015

RECONOZCO Y DOY GRACIAS POR QUIENES DEDICAN SUS VIDAS A SERVIR A LOS DEMÁS.
He recibido ayuda de maneras infinitas de parte de personas que se han dedicado a servir para asegurar el bienestar común. Hoy hago una pausa para reconocerlas y honrarlas en mis oraciones. Mi corazón se llena de gratitud por quienes respondieron el llamado a servir, proteger y cuidar.

Afirmo paz y protección para quienes están en servicio activo. Los visualizo y visualizo a sus seres queridos envueltos en el amor y el consuelo del Espíritu. Gracias a su valor y compromiso, mi vida es enriquecida y protegida de miles de maneras.

Hoy honro a todos los que dedican sus vidas al servicio diciendo: “Gracias por su servicio, dedicación y sacrificios”.

Paguen a todos lo que deban pagar, ya sea que deban pagar tributo, impuesto, respeto u honra.—Romanos 13:7