Jueves, Marzo 10, 2016

Consuelo

LA VIDA DIVINA EN MÍ ES MI FORTALEZA, MI CONSUELO, MI TODO.

Cuando un padre espera noticias de su hijo enfermo, una comunidad se prepara para la inclemencia del tiempo o ante cualquier otro reto, ¿cómo podemos encontrar la fortaleza para mantenernos firmes en la fe? Sabiendo que Dios está con nosotros.

James Dillet Freeman nos recuerda esto en su poema Estoy siempre contigo: “¿Me necesitas? Estoy contigo. No puedes verme, sin embargo soy la luz que te permite ver … sólo en el silencio absoluto, más allá del ‘yo’ que aparentas ser, puedes conocerme, y entonces sólo como un sentimiento y como fe. Todavía estoy contigo. Todavía te oigo. Todavía te contesto. Cuando me necesitas, estoy contigo”.

En medio de la oscuridad, la luz divina guía nuestro camino. Durante momentos de pesar, la paz de Dios calma nuestras emociones.

Yo los consolaré.—Isaías 66:13