Jueves, Julio 31, 2014

CON GRACIA DIGO SÍ A MI HERENCIA DIVINA Y LA UTILIZO SABIAMENTE.

En mí existe el potencial para una vida significativa, creativa y dinámica. Soy digno y libre para demostrar vida, sabiduría, comprensión, fortaleza y orden —atributos de mi herencia divina.

Heredar el reino conlleva la responsabilidad de utilizar lo que se nos ha dado. Requiere tener la voluntad para aceptar el bien y creer en las posibilidades. Acepto y utilizo gozosamente mis talentos y fortalezas inherentes para edificar una vida de satisfacción y buenas obras. Cada día y cada experiencia me ofrecen la oportunidad de expresar más mi potencial innato y de afectar positivamente la conciencia colectiva. Digo sí a mi herencia divina y la utilizo sabiamente.