Jueves, Julio 3, 2014

Amor

SOY UN GANADOR PERPETUO EN EL AMOR.

En el juego de las escondidas, unos jugadores se esconden y otro sale a buscarlos con gran entusiasmo. No es raro que cuando el buscador encuentra a alguien lo haga entre gritos de gozo mutuo.

En el juego del amor, no necesito ni esconderme ni buscar. La verdad es que el amor siempre me encuentra; y éste es un descubrimiento gozoso. El amor está en mí siempre. Ya sea que se manifieste como amistad, romance, servicio o un sentimiento cálido, sé que el amor infinito de Dios está conmigo siempre. Soy amado más allá de toda medida, y comparto este amor sin condición. El amor está presente aquí y ahora, y lo llevo en mi corazón.

Hace ya mucho tiempo, el Señor se hizo presente y me dijo: “Yo te amo con amor eterno”.—Jeremías 31:3