Jueves, Febrero 5, 2015

INSPIRADO DE MANERA DIVINA, VOY TRAS MIS SUEÑOS.

Inspiración significa “infundir aliento”. Toda la creación comenzó con una idea y una inspiración. Cuando oro y medito, el aliento del Espíritu me infunde ideas divinas. En esta conciencia, concibo nuevas posibilidades.

Gracias a los poderes de la fe, la imaginación y la voluntad, manifiesto mis ideas y cumplo mis metas. Cuando soy inspirado, atraigo todos los recursos que necesito para lograr mi propósito.

La inspiración proviene de Dios y no puede ser limitada por circunstancias ni obstáculos externos. Al actuar según mis deseos más profundos, la energía del Espíritu me alienta. Acepto las ideas divinas y voy en pos de mis sueños con valor, certeza y fe.

Toda Escritura está inspirada por Dios y es útil para enseñar.—2 Timoteo 3:16