Jueves, Febrero 12, 2015

COMPARTO MI PAZ CON EL MUNDO.

Deseo vivir en un mundo pacífico. Sin embargo, puede que me pregunte: “¿Qué puedo hacer al respecto?” La Madre Teresa dijo: “No podemos hacer grandes cosas; sólo cosas pequeñas con gran amor”. Cada oración de paz y pensamiento considerado fomenta la paz mundial. Cuando expresamos bondad y compasión, sus ondas bendicen al mundo.

Tengo presente la presencia del Espíritu cuando oro y medito. Permito que Su energía de paz crezca en mí. La traigo a mis interacciones diarias y a cada situación en mi vida. Cuando visualizo y practico la paz, marco una pauta positiva en el mundo. Sereno en la presencia de Dios, ayudo a otros a sentir paz.

La paz les dejo, mi paz les doy; yo no la doy como el mundo la da. No dejen que su corazón se turbe y tenga miedo.—Juan 14:27