Jueves, Agosto 21, 2014

VIVO EN UN CAMPO DE POTENCIAL ILIMITADO.

Cada semilla que siembro, bien sea física o espiritual, tiene el potencial para una cosecha saludable. Cuando la tierra es preparada apropiadamente y la semilla alimentada cuidadosamente, la planta germina. Así sucede con mis asuntos. Una canción sencilla y profunda de los nativos americanos expresa esta idea:

Al mis ojos buscar la pradera

siento el verano en la primavera.

Miro la situación presente y dejo ir cualquier preocupación. Lo que puede parecer un campo vacío es en realidad potencial que pronto estará listo para la siega. Veo más allá de las apariencias y tengo fe en las fuerzas de la vida. Siembro afirmaciones e intenciones, las nutro con fe y acción, y el bien germina.