Jueves, Abril 23, 2015

HAGO MI PARTE PARA CREAR UN MUNDO DE RESPETO Y COMPASIÓN.

La manera como trato a los demás fija la expectativa de cómo me gustaría ser tratado. Cuando soy compasivo, pongo en movimiento la energía de la compasión. Cuando soy comprensivo, invito a los demás a que respeten mis puntos de vista. Deseo vivir en un mundo considerado y compasivo.

Valoro la diversidad y honro las diferencias. El mundo a mi alrededor es enriquecido por imágenes, sabores, texturas y sonidos variados. También es enriquecido por el libre fluir de diferentes opiniones y creencias. Siento interés genuino por nuevas ideas, personas y experiencias. Cuando encuentro opiniones o creencias diferentes a las mías, recuerdo responder con respeto. Cada vez que elijo ser respetuoso, creo el mundo amoroso que deseo experimentar.

Procuren estar en paz con todos.—Hebreos 12:14