Domingo, Octubre 26, 2014

SOY FLEXIBLE Y JOVEN EN ESPÍRITU.

El espíritu de Dios está en el centro de mi ser. Es mi Fuente de juventud y vida eternas. Reconozco que esta fuerza fluye en mí y que me mantiene vivo con cada aliento y latido de mi corazón.

No limito mi capacidad de expresar la vida del Espíritu siendo inflexible. Rehúso permanecer cristalizado por maneras de ser antiguas o pensamientos obsoletos. Afirmo mi naturaleza verdadera en Espíritu: Yo soy una expresión de vida infinita que siempre fluye y se renueva. Vivo esta verdad al expresar disposición y resiliencia. Soy flexible en mente y cuerpo. Estoy consciente de mi vida, energía y fortaleza. Expreso la flexibilidad y la juventud del Espíritu en mí.

Saldrán con alegría, y volverán en paz; los montes y las colinas cantarán al paso de ustedes, y todos los árboles del campo aplaudirán.—Isaías 55:12