Domingo, Julio 27, 2014

COMPARTO CON OSADÍA MIS DONES ESPIRITUALES.

La parábola de Jesús acerca de los talentos expresa la ley espiritual del incremento. Si permito que el temor o la duda prevalezcan, soy como el sirviente que al recibir un talento de su amo, lo enterró. Cuando el sirviente devolvió sólo el talento que le habían dado, su amo se lo quitó.

Elijo vivir con osadía, con fe en vez de temor, como los otros dos sirvientes en la parábola de Jesús; quienes no escondieron ni enterraron sus talentos, sino que invirtieron sabiamente la totalidad de lo que les habían dado. Tal como ellos, exploro maneras emocionantes y creativas de expresar y compartir mis dones espirituales. Al honrar mis talentos dados por Dios, he de recibir regalos aun mayores, y mi gozo se multiplica.