Domingo, Agosto 31, 2014

ALINEO MI ACTITUD Y MIS ACCIONES CON LA VERDAD DE MI SER.

La verdad espiritual no cambia, pero al crecer en conciencia, a veces yo he de cambiar mi manera de pensar y actuar para alinearme con ella. Así como un niño aprende a gatear y luego se adapta a caminar y correr, yo me adapto a la Verdad a medida que mi comprensión aumenta.

La verdad es que soy un ser divino, y mi vida está llena del poder y la presencia de Dios. Según esta conciencia aumenta en mí, aprendo a confiar en ella. Nada puede separarme de la Presencia. Estoy inmerso en el fluir de la abundancia, la salud, la sabiduría y la paz. Al avanzar cada día, alineo mi actitud y mis acciones con mi Verdad. Vivo la Verdad que conozco.