Domingo, Agosto 3, 2014

AL DARME CUENTA DE DIOS EN MÍ, TENGO ÉXITO.

Dios en mí es el manantial de todo poder y entusiasmo, la cuna de la compasión y el amor puro; la fuente de la verdadera sabiduría y comprensión. Ante las oportunidades y retos de la vida, Dios en mí es el único fundamento verdadero que me lleva hacia la gloria y el éxito.

Al considerar los deseos de mi corazón, así como mis metas y mis sueños, invito a y permito que el poder y la presencia de Dios me dirijan —de alma, cuerpo y corazón— hacia mi mayor bien. Irradio amor, gozo y paz cuando sigo a mi corazón. En armonía con lo Divino en mí, supero los retos y aprovecho las oportunidades con fe y optimismo. Confío los resultados finales a Dios.