Domingo, Agosto 24, 2014

SER SALUDABLE ES MI NATURALEZA VERDADERA.

La salud es mi derecho de nacimiento. La vida divina es real, moradora y eterna, ¡y soy Vida en expresión! Para lograr la plenitud, tengo presente que vivo, me muevo y tengo mi ser en el fluir de la vida universal de Dios.

Centro mis pensamientos, sentimientos y palabras en una conciencia de Unidad y de la Vida perfecta que mora en mí. Siento y sé que la Vida está presente y disponible para mí en toda su plenitud. Cuando mi mente está enfocada en la idea divina de salud, estoy en armonía con el ritmo y el fluir de la vida divina, y demuestro salud en mente y cuerpo. La salud es mi derecho de nacimiento, ¡y reclamo mi herencia con confianza manteniendo mi mente en la Vida!